El autismo es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por la alteración de la interacción social, de la comunicación (tanto verbal como no verbal) y por el comportamiento restringido y repetitivo. Los padres generalmente notan signos en los dos primeros años de vida de su hijo, estos suelen desarrollarse gradualmente, pero algunos niños con autismo alcanzan un desarrollo normal para su edad y luego sufren regresión.

Autismo en niños

20 síntomas para reconocer si tu hijo padece de autismo:

  1. No reacciona cuando lo llaman por su nombre, por los 12 meses de edad.
  2. No señala objetos para mostrar su interés (señalar un carro en la pista), por los 14 meses.
  3. No juega con situaciones imaginarias (ejemplo: hacer que la muñeca camine) por los 18 meses.
  4. Evita el contacto visual y prefiere estar solo.Autismo en niños
  5. Tiene dificultad para comprender los sentimientos de otras personas o para expresar sus propios sentimientos.
  6. Tiene retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje.Autismo en niños
  7. Repite palabras o frases una y otra vez (ecolalia)
  8. Contesta cosas que no tienen que ver con las preguntas que se le hacen.
  9. Le irritan los cambios mínimos, sigue rutinas.Obesidad infantil
  10. Aletea con las manos, mese su cuerpo o gira en círculos.
  11. Reacciona de manera extraña a la forma en que las cosas huelen, saben, se ven, se sienten o suenan.
  12. No tiene los mismos intereses que los demás.child-1226954_1920
  13. Solo interactúa para lograr una meta que desea.
  14. Es inexpresivo o tiene expresiones faciales inapropiadas.
  15. No comprende los límites en el espacio personal.
  16. Evita o rechaza el contacto físico.
  17. No se le puede confortar si está angustiado (porque rechaza el contacto)sexualidad en la niñez
  18. Posible hiperactividad.
  19. Conductas impulsivas (actúa sin pensar)
  20. Conductas agresivas (autolesiones, rabietas)Maltrato animal

Causas del autismo:

Las causas del autismo son desconocidas; aunque se sospecha que se debe a cambios o mutaciones en los genes.boy-1226964_1920

  • Agentes genéticos: en el trastorno autista existe una cierta carga genética, las investigaciones tienen por objeto determinar los genes involucrados en la aparición del trastorno.
  • Agentes neurológicos: existen alteraciones neurológicas, principalmente en las áreas que coordinan el aprendizaje y la conducta.
  • Agentes bioquímicos: hay alteraciones en los niveles de ciertos neurotransmisores, principalmente serotonina y triptófano.
  • Agentes infecciosos y ambientales: determinadas infecciones o la exposición a ciertas sustancias durante el embarazo pueden provocar malformaciones y alteraciones del desarrollo neuronal del feto que pueden manifestarse en el nacimiento con diversas alteraciones como esta.

Tratamiento del autismo:

El Autismo no tiene cura, las terapias se enfocan en la atenuación de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente. La terapia suele ser individual y precisa a las necesidades de cada paciente, considerando que el pronóstico mejora cuando su inicio es más precoz.family-684652_1280 (1)

  • Intervenciones conductuales educativas: con el paciente y con la familia. Hay varias sesiones, el objetivo es que el paciente desarrolle habilidades sociales y del lenguaje. La terapia incluye también a las personas del entorno (padres, hermanos, educadores, etc.), para darles apoyo en el desarrollo de la vida diaria.
  • Intervenciones emocionales y psíquicas: su objetivo es obtener y desarrollar habilidades emocionales de expresión y reconocimiento de sentimientos, así como desarrollo de la empatía. La terapia incluye el círculo social cercano, para trabajar la expresión de sus sentimientos.
  • Medicamentos: no existen medicamentos específicos para el tratamiento del trastorno autista, se emplea siempre terapia paliativa (busca la calidad de vida) de la sintomatología desarrollada por cada paciente. Así, si existen convulsiones, se prescriben uno o varios anticonvulsivos específicos, y si existe impulsividad o hiperactividad, se recurre al empleo de medicamentos de uso habitual en pacientes con trastorno de déficit de atención. Los medicamentos más habituales son ansiolíticos, antidepresivos y los utilizados en el trastorno obsesivo-compulsivo.

Hay un buen número de pacientes que son capaces de desarrollar una vida personal y laboral independiente o con un grado de apoyo bajo, aunque lo habitual es que los pacientes precisen apoyos y servicios externos a lo largo de toda la vida.